1 de febrero de 2009

Disculpen la presunción

No oculto que escribir esta entrada me incomoda un poco. He dudado mucho si redactarla o no. Es la primera vez que me enfrento a una situación semejante y me ha resultado un poco embarazoso decidirme. ¡Qué ridículo!, pensarán muchos cuando descubran el origen de mis preocupaciones. Y quizá no les falte razón. Pero no puedo evitar la sensación de impudor que me asalta al tener que hablar de algo que me concierne directamente. Justo lo contrario de lo que se supone que es un blog: una expresión, casi una exhibición, de la propia vida. Pero así son las cosas.

La cuestión es que he meditado mucho si sería conveniente dar a conocer la publicación de mi último libro. ¿Eso es todo?, se preguntará más de uno. ¿Tanta incertidumbre para tan poco asunto? ¿Acaso no son los blogs un escaparate personal? Sí, respondo sin vacilar. Pero admito que me siento más cómodo hablando de los demás que de mí mismo, y cuando no tengo más remedio que hacerlo procuro siempre adoptar un tono distante, casi velado, como si fuese otro el que escribiera. Es mi discreta manera de relacionarme con los lectores.

Estoy seguro de que ustedes sabrán disculpar la inmodestia.

El libro que les anuncio se titula
10 Ideas Clave. Animación a la lectura, y agrega el siguiente subtítulo: Hacer la lectura una práctica feliz, trascendente y deseable.

Hace un tiempo acepté el encargo de la editorial Graó de escribir para su colección 'Ideas Clave' algunas reflexiones claras sobre una materia tan común y sabida como controvertida. Eso he tratado de hacer. Asumí la propuesta a sabiendas del riesgo que corría. La 'animación a la lectura' es, al menos en España, un concepto que provoca todavía mucha desconfianza y a la par es invocado como panacea pedagógica. Se emplea con muy distintos propósitos y ampara a menudo prácticas que, siendo sinceros, no conducen a la lectura. Muchos profesores le achacan una gran inconsistencia conceptual, pero a la vez es invocado por los bibliotecarios como un medio irrenunciable de estímulo para leer. Es una locución, en fin, muy evidente y a la vez muy difusa. Por ello mismo, resultaba comprometido hacer un análisis minucioso evitando los lugares comunes y procurando a la vez aportar una pizca de novedad, algo de luz. Suelo decir que en éste como en otros asuntos no somos radicalmente innovadores, sino que actuamos más bien como intérpretes de una partitura ya conocida, a la que aportamos sin embargo matices, ritmos, énfasis, emociones o significados muy personales, que es lo que de verdad puede interesar al lector.

En ese sentido, he discurrido acerca de la historia del concepto de 'animación a la lectura', el significado del placer de leer, el valor de la comprensión lectora, el conocimiento de los autores clásicos, la relación entre juego y lectura... En fin, asuntos que a tantos preocupan y a tantos mueven a pensar y debatir. Me sentiría recompensado si lograra alimentar las conversaciones en torno a esas materias, si diera que hablar a quienes están interesados en alentar la lectura.

Y como soy consciente de que hoy he abusado de la primera persona, espero redimir ese exceso hablando de algunos excelentes libros sobre estas mismas cuestiones escritos por Juan Domingo Argüelles, libros que estimo mucho y cuyo valor me gustaría compartir con ustedes. Pero eso será en la próxima entrada.

9 comentarios:

estrella polar dijo...

Como verá hoy no he hecho otra cosa que enviar comentarios a su blog. El motivo es sencillo, supe de su existencia gracias a la solapa del libro que comenta en esta entrada. Ayer llegó a mis manos, ayer lo empecé, ayer comencé a disfrutar del placer de leerle. Lo conocí a través de unos artículos, que he fotocopiado y difundido entre mis compañeros, de la revista CLIJ. Luego la suerte, o esa "serendípiti" que los libros siempre tienen para mi, llegó a mis manos "Como mirar la Luna". ¡cómo me gustó!¡cuántas puertas me abrió! ¡qué nuevos caminos en el laberinto infinito de los libros me indicó! ...Y ayer ¡la revelación! el modo de comunicar. Trabajo con alumnos sordos y uno de mis retos es acercarlos al placer de leer... y convencer a sus profesores para que lo hagan, por este motivo siempre encuentro motivos, instrumentos, preguntas nuevas y respuestas en los libros sobre animación a la lectura... y sigo buscando y disfrutándolos. besos lectores

Juan Mata dijo...

No soy capaz, estrella amiga, de expresar con exactitud mi estado de ánimo después de leer su comentario. Decir que me siento abrumadoramente feliz es no decir apenas nada. Sus palabras me producen sorpresa y turbación. Una vez más me siento conmovido por el prodigio de la comunicación, por comprobar cómo lo que uno elabora en soledad y lleno de incertidumbre arraiga y fructifica en una mente desconocida. Me sigue asombrando ese fenómeno. Y me sigue congratulando saber que algunas palabras propias alientan el trabajo de otros. ¿Qué mejor recompensa puede uno esperar a su trabajo? Gracias, amiga, por su celeste cordialidad.

estrella polar dijo...

A mis 51 años, me ruborizo como una adolescente con tus palabras. No es coba... he disfrutado con tus libros mucho y me han abierto otras lecturas...Para aportar algo yo también, propongo un bello libro: "Un mundo por leer" de Guadalupe Jover que con claridad, compromiso y saber ofrece otros tantos caminos por los que circular. Caminos que con tan poca fecuencia recorren los departamentos de lengua y literatura en los IES...El de mi hija de 2º de la ESO es un claro ejemplo. ¡Me llevan los demonios! que algo que yo amo sea tan "mal-tratado"...Bueno, el libro me asegura que también hay profesionales estupendos, comprometidos y preparados para su labor. Besos lectores

ángel dijo...

Es un libro que aborda el tema de la promoción de la lectrua desde un ángulo novedoso y riguroso. Argüelles sabe de lo que habla. Es además antólogo y poeta, y ha trabajado a fondo el tema. Que gusto saber que ha cruzado el charco.


Saludos...

Alejandro dijo...

Una vez más,me reconforta saber que hss publicado un libro totalmente nuevo y lleno de sorpresas.
En estos dias que llevo preparandome ciertas asignaturas,me doy cuenta de que en la universidad se sigue empleando los mismo métodos que se venian arrastrando durante muchos años.En verdad, no estoy entendiendo nada de lo que estoy estudiando, y por lo tanto no estoy aprendiendo, sino que estoy memorizando una serie de datos sin sentido solo para merecer una nota que poco me aporta a mi persona,solo es algo más que se adyunta al curriculum, y una vez que terminas la carrera, sigues sin saber muchas cosas o terminas olvidando la mayor parte de ellas.
a lo cual mi pregunta seria ¿ Hasta que punto se fomenta a los jovenes a la lectura, y con ello a construir su propio pensamiento y al mismo tiempo aprender? el aprendizaje no es ni la minima parte de lo que se quiere dar hoy a entender, lo que se hace es alargar el sufrimiento de la persona hasta un punto donde nos es dificil encontrarnos a nosotros mismos.

LUISA M. dijo...

Muchas felicidades, señor Mata, por la publicación de ese libro que, a buen seguro, será una buena guía de animación a la lectura.
Aunque no haya tenido aún la oportunidad de leerla, creo que por lo que le conozco a través del blog, será útil y con calidad literaria. No dudo de que sea de gran ayuda para los docentes que, como yo, andamos preocupados con ese tema.
Y no hay nada por lo que disculpar, porque con esto no trata de presumir, sino de comunicarnos a sus lectores una buena noticia y compartir esa alegría.
Ya veo que además de discreto lector es usted también discreto autor.
Saludos y aplausos.

Juan Mata dijo...

Estrella:

Sé perfectamente que no son interesados sus elogios. ¿Cuál podría ser el beneficio que obtendrían con semejante coba dos personas que ni se conocen? Me he sentido muy feliz al leer la recomendación del libro de Guadalupe Jover. Me parece extraordinario. También lo recomiendo fervorosamente. Y debo agregar que, como me consta que la autora acude de cuando en cuando a este blog, espero que lea esas palabras y se sienta regocijada. Gracias de nuevo por los comentarios.

Ángel:

Su comentario es una muestra de afecto y reconocimiento hacia Juan Domingo Argüelles. Y sé que no lo hace por 'mexicanidad' sino porque el autor lo merece. Me gustaría contribuir a un mejor conocimiento del autor en España. Gracias, claro está, por su comentario, que me ha permitido conocer su blog, tan rendido a la poesía. Crearé un enlace porque merece ser conocido por quienes aman los versos y aman.

Alejandro:

No sé qué más puedo decir sobre el modo de estudio y de enseñanza en la universidad (aunque no sólo en ella). Me has escuchado decir muchas veces que el verdadero sentido de la formación académica es formar lectores, es decir, hacer que los estudiantes lean, investiguen, piensen por sí mismos, conversen, escriban. La realidad es, sin embargo, otra. Lo importante es darse cuenta del desatino e intentar corregirlo. En cualquier caso, gracias por el comentario.

Luisa:

Con esa intención he escrito el libro, pensando en hacer una pequeña contribución a quienes están inmersos en la enseñanza y el estímulo de la lectura. Si aportara un poco de claridad y un poco de sensatez en este asunto, me sentiría plenamente satisfecho. Aunque no la conozco, voy a añadirla al museo imaginario de lectores que se forma cada escritor cuando piensa en la suerte de un libro. Gracias de nuevo por sus palabras.

vickingol dijo...

No sólo me parece adecuado que utilices el blog para regalarnos esto sino que me parece ÚTIL, MUY ÚTIL.
Gracias

Juan Mata dijo...

Agradezco muy de veras, amable Vickingol, sus consideraciones, lo que no evita que siga sintiendo un poco de vergüenza. Estos comentarios la hacen, sin embargo, más llevadera. Gracias.