11 de junio de 2010

En el regazo

Preparando un trabajo académico, me he encontrado con unas palabras que me han gustado mucho y las he querido compartir con ustedes. Las he leído en el libro Cómo aprendemos a leer. Historia y ciencia del cerebro y la lectura, cuya autora es Maryanne Wolf, investigadora principal del Centro de Investigación del Lenguaje y la Lectura de la Universidad Tufts, ubicada en el estado norteamericano de Massachusetts. Las palabras aluden a una realidad conocida pero que parece adquirir más relevancia cuando está avalada por la ciencia.

"Imagínense la siguiente escena. Un niño pequeño está sentado, embelesado, en el regazo de un adulto querido, escuchando palabras que se mueven como el agua, palabras que hablan de hadas, dragones y gigantes de lugares lejanos e imaginarios. El cerebro del niño pequeño se prepara para leer bastante antes de lo que uno jamás sospecharía, y utiliza para ello casi toda la materia prima de la primera infancia, cada imagen, cada concepto y cada palabra. Y lo hace aprendiendo a utilizar todas las estructuras importantes que constituirán el sistema de lectura universal del cerebro. A lo largo del proceso, el niño incorpora al lenguaje escrito muchos de los descubrimientos realizados por nuestra especie, avance tras avance decisivo, durante más de 2.000 años de historia. Y todo empieza en la comodidad del regazo de un ser querido."

¿Acaso no se observa esa imagen con otros ojos después de leer las palabras precedentes?

6 comentarios:

Sara Royo dijo...

Me ha encantado tu post ^^

mic dijo...

Interesantísimo trabajo al que nos remite sin dejar de lado la calidez de la entrada. Seriedad y calidez, que buenos ingredientes si hablamos de educación.
Gracias

chose dijo...

Yo añadiría la calidad a lo que dice mic. Tus entradas siempre nos enriquecen.
Un saludo

estrella polar dijo...

En el último número de Cuadernos de Literatura infantil y juvenil el 235, hay un artículo de Paco Abril que es el segundo de una serie. Se llama "Los dones de los cuentos: el don del afecto, el don del consuelo". En su bibliografia también aparece el libro de M. Wolf. ¡Qué curioso! parece que algo nos empuja a seguir el camino de estudiar la importancia de los primeros momentos de lectura compartida en el regazo. Amor, calidez, placer mutuo ante un libro. Un buen inicio para un largo camino de descubrimientos. Besos estelares.

discreto lector dijo...

Sara, Mic, Chose, Estrella... ostentáis dos de las cualidades que más admiro: la lealtad y la generosidad. Gracias.

discreto lector dijo...

Sara, Mic, Chose, Estrella... ostentáis dos de las cualidades que más admiro: la lealtad y la generosidad. Gracias.